• Almendros en flor

ALMENDROS EN FLOR – ALQUÉZAR

Cada una de las estaciones del año en la Comarca del Somontano, tiene su atractivo. Si tenéis la suerte de venir por estas tierras en el mes de febrero, quedaréis fascinados al ver como todos los campos han cambiado de color y están completamente blancos gracias la floración de los almendros.

 

EL ALMENDRO: BELLEZA E INTELIGENCIA

El almendro es un árbol caducifolio que vive en climas templados. El Somontano es una comarca ideal para el crecimiento de estos árboles.

El nombre científico del almendro es “Prunus Dulcis”. Nos gusta mucho este nombre porque precisamente en el Somontano tenemos una Virgen que se llama Dulcis. Cerca del pueblo de Buera, que está situado a unos 7km. de Alquézar, encontramos la Ermita de la Virgen de Dulcis; donde cuenta la leyenda, que la Virgen se apareció sobre un panal de abejas.

Podéis visitar nuestro post https://www.casaurelia.com/ruta-las-ermitas/ para saber cómo llegar para visitar esta ermita.

El nombre del almendro en hebreo, significa “el despertar” o “estar despierto”, nos parece muy bonito el significado porque el almendro es el árbol que florece primero. Suele hacerlo a mediados de febrero. Y de una manera espectacular.

Ver las copas repletas de flores blancas o rosadas y sentir el olor a miel que desprenden, nos dan un poco de alegría en un mes todavía frío, todavía de invierno.

Existe una variedad de almendro que se llama “Desmayo – Largueta” que fue creada en Alquézar. Hace aproximadamente 80 años, el cura de Alquézar: Mosén Rafael Ayerbe, que era de Radiquero (a 3km.), quería encontrar una variedad que aguantara mejor las heladas tardías y que por supuesto, diera más fruto.

Así que, durante muchos años M. Rafael Ayerbe, estuvo trabajando en esta investigación y para ello, plantó por detrás de la Colegiata, un campo de almendros (el almendral del cura) y allí realizó sus estudios y experimentos, hasta dar con el resultado deseado: lo llamó “Desmayo”. Porque las ramas y hojas caen hacia abajo. Estas almendras tienen una forma más alargada.

Alquézar

¿PORQUE EL ALMENDRO FLORECE TAN PRONTO?

Resulta que al almendro le gusta cuidarse… Es un árbol que crece en zonas donde la probabilidad de que se produzcan heladas, es baja. Y, aunque no le gusta el frío, sus flores pueden aguantar temperaturas de hasta -2,7 grados. Así que alguna helada puede soportar. Tampoco le gusta el calor excesivo. En definitiva, que no le gustan los extremos. ¡Como curiosidad, decir que el almendro puede aguantar temperaturas de hasta -20 grados!

La almendra para madurar necesita cinco o seis meses. Entonces, el almendro que es muy inteligente, prefiere florecer bien pronto y arriesgarse a alguna heladita porque de esta manera, su fruto estará perfecto en verano cuando empiezan los grandes calores. Y durante su crecimiento, se habrá beneficiado de las lluvias primaverales y de temperaturas agradables.

Si floreciera más tarde, coincidiría el crecimiento de su fruto con el calor fuerte de verano y con la dureza de la sequera, no podría desarrollarse correctamente.

Que el almendro sea valiente y se atreva a florecer en épocas de posibles heladas, no le gusta nada a los agricultores. Pero las prioridades de estos árboles son proteger su fruto y el propio árbol. ¡Es la naturaleza!

 

LA ALMENDRA: FUENTE DE NUTRIENTES

Como nos suelen decir de otros frutos secos, deberíamos comer un puñadito cada día. La almendra es un alimento energético, rico en grasas monoinsaturadas saludables, con proteínas de alto valor biológico, fibra soluble, calcio, magnesio y vitamina E.

Unas 15 almendras peladas contienen las mismas kilocalorías que un vaso de leche de vaca, así que las personas sensibles a la lactosa aquí tienen un sustituto.

Los efectos positivos de las almendras son: fortalecer los huesos, el corazón, la piel, los ojos y el pelo, ayudar a bajar la tensión arterial. Van bien contra la tos. Protegen el hígado y actúan  como antiinflamatorio y cicatrizante.

La cantidad de almendras que se recomienda comer diariamente es de unos 25 gramos, si se comen muchas más pueden resultar indigestas. Sólo con la constancia, conseguiremos aprovechar sus propiedades.

Para mantener sus cualidades no debemos freírlas, tostarlas ni garrapiñarlas. Y tampoco es bueno comer la piel. Ésta, es una protección que tiene la almendra para las picaduras de insectos o las infecciones de los hongos. Para quietársela, tenemos que escaldarlas unos segundos en agua hirviendo. De este modo sale muy fácilmente.

De la almendra también se elabora leche y harina. La leche, sobre todo la casera, ¡con canela y limón, está buenísima aparte de refrescante!

Y la harina de almendra no contiene gluten, así que es ideal para las personas celíacas o con intolerancia.

¡En la repostería de Alquezar, la almendra es el producto estrella!

Para probarla, sólo tenéis que visitar la Panadería L’Artica en Alquézar. Os van a conquistar con sus delicias: http://panaderialartica.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.